agosto 1, 2013
El azúcar en el Norte Argentino y el Ingenio La Esperanza
Hemos puesto en marcha políticas para el azúcar, dulce corazón productivo del NOA, que significan agregar más valor, trabajo, tecnología; y son las claves para construir una industria más sólida y competitiva.

 

En  1883  este INGENIO LA ESPERANZA  y tuvo su primera zafra en 1884 con una producción de 230 toneladas de azúcar. Una magra cosecha si se compara con la de Tucumán que alcanzaba 75.000 toneladas de azúcar y se obtenía el abastecimiento por primera vez del mercado interno con producción nacional.

Pocos años más tarde, con motivo de la Exposición Universal de Paris en 1889, se describía la Provincia de Jujuy “por el notable Ingenio La Esperanza que tiene 550 has de caña de azúcar y tierras dedicadas al cultivo de cereales y forrajeras, que ha producido 1171 toneladas de azúcar y 300 mil litros de aguardiente.”

Ya en 1910 la superficie plantada con caña de azúcar alcanzaba las 3250 has y su producción llega a las 9.000 toneladas de azúcar anuales. Muchos años el Ingenio Las Esperanza constituyó el centro de la vida económica y social de la región de San Pedro de Jujuy, complementando con la producción de azúcar y de alcohol, la actividad forestal, ganadera y frutícola.

La producción de azúcar del norte argentino alcanzó definitivamente el dominio total del mercado interno en 1896, pero al superar con crecientes producciones el consumo nacional,  se encontró con los límites que establecía un mercado internacional caracterizado por bajo costos fundados en explotaciones esclavistas y semi-esclavistas establecidas en ambientes tropicales con ventajas climáticas significativas.

Su historia transcurrió entre cimas y valles pronunciados pero es innegable que la actividad azucarera constituyó y constituye hoy un factor dinámico en la economía del norte argentino, generando empleo, desarrollando el territorio y sosteniendo la dinámica social y productiva de la región.

La situación del Ingenio La Esperanza

El neoliberalismo y la liquidación de todas las regulaciones ordenadas durante los años 90 generaron enormes perjuicios para la actividad azucarera. La nueva situación  también afecto al Ingenio La Esperanza que solicitó su Concurso Preventivo de Acreedores en 1995. ­

Desde 1995 a 2013 el Ingenio, sus trabajadores de fábrica y surco, los agricultores cañeros y toda la población de la Ciudad de San Pedro de Jujuy vivieron la dura experiencia,  marcada por el deterioro de la situación social y productiva de la región. Migración, desocupación, abandono de servicios esenciales castigaron estos años a esta rica región.  Múltiples soluciones circunstanciales, zafra tras zafra con diferentes administraciones, arrendatarios, intervenciones, no alcanzaban para establecer un horizonte de desarrollo para una región con enorme potencial productivo y un complejo agroindustrial que supo ser eje de desarrollo del norte argentino.

Bajando de las sierras hacia San Pedro de Jujuy se extienden las más de 70.000 has del Ingenio La Esperanza rodeadas de los ríos Lavayen, San Francisco y Grande, con suelos feraces, abundante agua superficial y subterránea  y generosos recursos para la producción forestal. Más de 10 mil has de caña de azúcar aseguran el 70 % de la materia prima necesaria para la capacidad de molienda del Ingenio que llegó a producir 120 mil toneladas de azúcar en la década del 80. Completan su superficie cerca de 50 mil has de bosques nativos y unas 8 mil has con posibilidades de expansión agrícola, ganadera y forestal para especies de rápido crecimiento.

 

INGENIO LA ESPERANZA

 

Gobierno Nacional y Provincial eligieron clausurar ese tiempo.

Ante la  preocupación y el compromiso del Gobernador con la situación del Ingenio y con la gente de San Pedro, le encomendé al Ministro de Agricultura, Norberto Yauhar  la necesidad de recuperar íntegramente esta fábrica, como tantas otras que recuperamos. Había que alistar la fábrica para la zafra de este año, asegurar el pago de los salarios, interesar a un  Grupo Inversor con el objetivo de superar de una vez y para siempre este tiempo de 18 años de angustia y desesperanza que sufrió este rincón de la Argentina.

Y para eso recurrimos al amor, la experiencia y el conocimiento de quienes trabajaron en el Ingenio durante muchos años. A don Jaime Trejo y a los técnicos y trabajadores que con entusiasmo pusieron manos a la obra.

Y así llegamos al 8 de julio cuando se  prendieron las calderas y hoy el ingenio está moliendo caña y produciendo azúcar, la melaza se transforma en alcohol y pronto será biocombustible, los trabajadores, técnicos  y cañeros. Hoy podemos decir que parte del trabajo está realizado aunque sabemos que queda mucho por hacer.

Esto recién ha comenzado. El Grupo Inversor está  integrado por empresarios argentinos que se distinguen por su responsabilidad y compromiso con el desarrollo del país, que cómo Hugo Sigman están al frente de emprendimientos de alta tecnología, en la frontera misma de la tecnología actual como la industria farmacéutica, la producción de vacunas, la fabricación de anticuerpos moleculares que es la última palabra en la lucha contra el cáncer pero que también tiene experiencia en la producción agropecuaria.

Una nueva fuente de desarrollo y empleo: un emprendimiento forestal

Así vamos a poner en marcha distintos emprendimientos para recrear oportunidades de empleo, desarrollar sus enormes recursos naturales, construir verdaderas cadenas productivas con agregado de valor en la región. Y ya que elegimos seguir haciendo, es necesario contarles que uno de los nuevos emprendimientos en los que depositamos muchas esperanzas es en el desarrollo forestal y también estamos muy contentos con la respuesta de los más de 250 trabajadores que están asistiendo a los cursos de capacitación  para trabajar muy pronto en una actividad que cuenta con 50 mil has en los predios del Ingenio y muchas decenas de miles más en la región de San Pedro de Jujuy. Yo todo esto es un desafío que tiene un gran horizonte para las economías regionales de la Argentina.

Y vamos a hacer esto porque la Argentina tiene más de 30 millones de hectáreas de bosque nativo y más de 1 millón de hectáreas de bosques implantados. Y los bosques nativos tienen un  enorme potencial para generar ingresos y ser fuente de empleo genuino siempre que vayan acompañados de planes y proyectos de manejo sustentable que sostengan los servicios ambientales que esos bosques prestan a la sociedad.

Nuestros bosques cuentan con especies de alto valor por la calidad de sus maderas y por los productos que a partir de ellas se puedan elaborar y lo que tenemos que hacer es complementar la protección que hemos establecido en 2007 cuando se aprobó la Ley 26331 de Presupuestos Mínimos para la protección ambiental de bosques nativos, con una política que promueva el manejo sustentable y esto es necesario hacerlo porque hay en juego más de 300 mil empleos en las provincias del interior profundo de la Argentina.

Y esto es el modelo que sostenemos, que está transformando la Argentina, haciendo un país más justo y solidario, con inclusión social y desarrollo de la Argentina profunda.

Elegimos seguir haciendo. Y en esa elección hemos puesto en marcha políticas para el dulce corazón productivo del norte argentino que es el azúcar y que también debe ser el alcohol, el combustible y la energía que significan agregar más valor, más trabajo, más tecnología y son las claves para construir una industria más sólida y competitiva

Hay que aprovechar todo el potencial de la caña y por eso hemos promovido desde el Ministerio de Agricultura los estudios necesarios para liberar las  nuevas variedades de caña de azúcar  transgénica que van a brindarnos mayor productividad y mejor sanidad. Genética de última generación, inversión, trabajo. Vamos por un nuevo Norte.

Hace pocos días, el 6 de julio, se celebró en al canchón del Ingenio  la tradicional Misa que dio comienzo a esta 131 zafra el Ingenio La Esperanza. El 8 de julio se prendieron las calderas y unos días después comenzó la molienda de caña de azúcar. Todo eso pasó por el enorme amor de los hombres y mujeres de La Esperanza hacia su fuente de trabajo y desde el Gobierno nacional elegimos seguir haciendo para que todos los argentinos tengan un lugar donde construir una vida digna para todos y todas.

 

3 Respuestas a El azúcar en el Norte Argentino y el Ingenio La Esperanza

  1. Ana Sánchez dice:

    LA ADMIRO, LA QUIERO, LA RESPETO, LA DEFIENDO, LE DESEO TODO BIEN Y LE AGRADEZCO TANTA VIDA AL SERVICIO DE LA PATRIA.

  2. Pastora Mamaní dice:

    Apareciste y sentía que el aire se renovó La Esperanza, mis ojos de lágrimas y el corazón de felicidad… cómo agradecerte tanta inclusión, tanto respeto y tanto amor por tu pueblo… Estamos hablando todavía de vos, amada Cristina, Presidenta coraje!

  3. bibiana dice:

    como militante peronista quisiera esta con usted una hora para ver y solucionar un poco lo de mi ciudad pero se que es imposible ojala Dios escuche mis oraciones y verla y ablar con usted porque proyectos hay mucho mi intendente ase demaciado y es bueno calchaqui santa fe la necesita me llamo bibiana acosta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Néstor y Cristina:

 

septiembre 16, 2018

Sitio Oficial de Cristina Fernández de Kirchner

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) 2013

Sitio Desarrollado por: Dogo Creativo